El proyecto de candidata PhD Carel Carvajal en U. de Turku – Microorganismos en los suelos tratados con glifosato y la seguridad alimentaria

La agricultura es la primera actividad involucrada en la seguridad alimentaria de una población. Se ha visto afectada por los fenómenos asociados al clima como el fenómeno del niño, el fenómeno de la niña y el cambio climático, este último causado por las acciones antrópicas que generan un impacto negativo en el ambiente. Uno de los factores que influye en la disponibilidad de los alimentos para la comunidad es el acceso a fuentes hídricas inocuas y la calidad de los suelos. Este se puede ver afectado por eventos meteorológicos generados por el cambio climático (FAO, 2006). Como resultado se generan zonas inundadas o zonas áridas-secas en las que no se puede llevar a cabo el desarrollo de cultivos alimentarios. La sequía es un fenómeno que puede ser natural (fenómeno del niño) o inducido (causado por la actividad antrópica-cambio climático), se define como la insuficiencia de precipitaciones en largos periodos de tiempo. Este fenómeno se evidencia en la disminución de la humedad de los suelos agrícolas y en la deficiencia de recursos hídricos, tanto en calidad y en cantidad, y como consecuencia se genera un impacto negativo en las comunidades, el ganado, la cosecha, la producción agro-alimentaria, entre otros, experimentando problemáticas de la región a nivel económico y social (Gutiérrez y Hernández, 2010; Mishra, y Singh, 2010).

Por lo tanto desde mi punto de vista es importante intervenir en la actividad agrícola, con el fin de iniciar con la introducción agricultura ambientalmente sostenible a través de la combinación de  biotecnología y la recuperación de conocimientos tradicionales de manejo de cultivos. El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), establece que hay una relación estrecha entre la gestión de los recursos naturales, los medios de vida sostenibles y los conceptos indígenas de desarrollo autónomo, con el fin de mantener la seguridad alimentaria de una región o país (Chianese, 2016).

Carel Carvajal en el laboratorio de Functional Foods Forum.

Una de las propuestas actuales es la implementación de agricultura climáticamente inteligente (CSA- Climate Smart Agriculture), tiene como objetivo principal dar cumplimiento al primer componente de la seguridad alimentaria, a través de la implementación de tecnologías agrícolas ambientalmente sostenibles asociadas a cambio climático, que permitan mantener la seguridad alimentaria y evitar que los fenómenos ocasionados por cambio climático afecten la salud de las poblaciones dependientes de la agricultura (Lipper, et al., 2014). La CSA, se enmarca en implementar soluciones específicas para el contexto clima-agricultura, apoyada por políticas innovadoras y acciones de financiación, y prácticas culturales de manejo de cultivo amigables con el ambiente. Para la implementación de este modelo o técnicas sostenibles, es necesario indagar acerca de las prácticas culturales con el fin de evitar un choque en la población y poder fusionar las técnicas enmarcadas en la biotecnología y en los saberes tradicionales.

Una de las tecnologías empleadas en la agricultura sostenible, es el uso de la biotecnología microbiana, que contribuye reduciendo el uso de agroquímicos, plaguicidas, a través de la inducción de crecimiento y tolerancia o resistencia a estrés biótico y abiótico en las plantas (Singh y Mondal, 2017).

Muestras de suelo tratados con glifosato.

Durante mi experiencia en Functional Foods Forum de la Universidad de Turku – Finlandia, donde en la actualidad me encuentro como estudiante de intercambio en el marco del proyecto PECOLO, estoy realizando el aislamiento de microorganismos a partir de muestras de suelo tratados con glifosato, con el fin de trabajar en el marco de mi proyecto de tesis, que tiene como propósito proponer una técnica de agricultura ambientalmente sostenible para una comunidad local en cuyo territorio se presente un fenómeno de sequía, con el fin de hacer un aporte a la seguridad alimentaria posibilitando el acceso a una alimentación adecuada y sostenible.

Para desarrollarlo es necesario aislar los microrganismos a partir de condiciones extremas, fortalecer mis conocimientos acerca de las técnicas de identificación de microrganismos benéficos para el suelo y los cultivos. Lo anterior con base a que los microrganismos asociados a los ciclos de nitrógeno y fosforo se caracterizan por inducir crecimiento vegetal y resistencia a condiciones adversas de una planta.

Carel trabajando con el anális de los suelos tratados con glifosato.

Como conclusión quiero resaltar, que la implementación de técnicas de agricultura sostenible como la adaptación de las plantas de cultivo a condiciones adversas como la sequía, mediante la aplicación de la biotecnología microbiana y el tener él cuenta los saberes tradicionales en la agricultura, permiten mantener la seguridad alimentaria y la salud ambiental, y además poder enfocar las ciencias básicas en la aplicación de problemáticas de salud pública definida por la OPS como “el esfuerzo organizado de la sociedad, que, por medio de las instituciones de carácter público, mejorar, promueve, protege y restaura, la salud de las poblaciones por medio de actuaciones de alcance colectivo”, que enmarca la importancia de la interdisciplinariedad.

Carel Carvajal, Candidata a Doctorado de la Universidad El Bosque, Bogotá

Fuentes:

Chianese, F. (2016). El valor de los conocimientos tradicionales Los conocimientos de los pueblos indígenas en las estrategias de adaptación al cambio climático y la mitigación de este. 62 pp.

Lipper, L., Thornton, P., Campbell, B. M., Baedeker, T., Braimoh, A., Bwalya, M., … & Hottle, R. (2014). Climate-smart agriculture for food security. Nature Climate Change4(12), 1068.

Mishra, A. K., & Singh, V. P. (2010). A review of drought concepts. Journal of hydrology391(1-2), 202-216.

Singh, R. L., & Mondal, S. (Eds.). (2017). Biotechnology for Sustainable Agriculture: Emerging Approaches and Strategies. Woodhead Publishing.